martes, 23 de junio de 2015

Un amor de verano

La tarde cálida y maravillosa de verano quedaba turbada tan sólo por el trinar de un pajarillo aquí, o el repicar de unas campanas acullá. El oro del sol poniente incendiaba el cielo.
Un silencio abrumador, aplastante como una soprano gorda, dotaba al paisaje de un infinito misterio.
Jorgete Negreda, estudiante de tercero de la ESO, sentado junto a su Begoñita, la contemplaba extasiado. Sus manos entrelazaban las de su amada.
Jorgete Negreda, estudiante de tercero de la ESO, miró fijamente a su Begoñita, y susurró:

- Te quiero, Begoñita mía. Te quiero con locura, con delirio, con frenesí, con estulticia, con ataurique, con hidrofobia… Para mí, sólo tú existes en el mundo.
- Entonces – replicó Begoñita - ¿Para ti no existen las coquinas, ni las perífrasis verbales, ni la ensaladilla rusa, ni la hermenéutica, ni Oviedo, ni el Celta de Vigo?
- Sí, Begoñita mía. Todo eso también existe; pero quiero decir que no me importa nada, porque para mí, lo más grande que existe en el mundo eres tú.
- ¿Yo soy lo más grande?
- Sí, tú eres lo más grande.
- Entonces; ¿Soy yo más grande que la Catedral de Burgos, y que la carpa de un circo y que Cangas de Onís?
- Para mí, sí.
- No te comprendo.
- Que va a ser que no me explico. Quiero decir que a mí todas esas cosas me tienen sin cuidado y que, en cambio, por ti soy capaz de todo.
- ¿De todo?
- De todo.
- Entonces; ¿Eres capaz de sostener en la punta de la nariz un paraguas, estando a la pata coja, mientras con tus manos vas tirando al aire múltiples platos que, después de describir una asombrosa curva, vuelven a ellas sin cascarse?
- Begoñita…
- ¿Eres capaz de inventar nuevamente el polo de limón, o el submarino, o el ácido acetil salicílico?
- No, no. No soy capaz de eso. Pero lo que sí puedo asegurarte es que tú, para mí, no eres como las demás chicas.
- ¿Cómo que no soy como las demás chicas? ¿Es que tengo dos cabezas, o dos narices, o cuatro manos?
- No, mujer. No tienes nada de eso.
- ¿Es que tengo monos en la cara?
- Tampoco, tampoco. Por fuera puede que seas como las demás chicas, pero tu alma es diferente.
- ¡Mi alma! ¡Mi alma! ¿Pero es que tú has visto mi alma, muchacho? El alma es algo espiritual que conforma la esencia del hombre, y algunas veces la de la mujer, pero que no es visible.
- ¡Claro que no es visible! ¡Pues menuda cosa has descubierto! Pero…
- ¿Pero qué?
- Pero no sé cómo explicarme. Yo quisiera hacerte comprender que tú lo eres todo para mí.
- ¿Entonces yo soy para ti el donut de chocolate y la Pepsi, y la piscina y el móvil, y el cine y mi hermana Antoñita?
- No, no. Claro que no eres eso.
- Entonces; ¿Qué es lo que quieres decir?
- No sé, porque todo me lo fastidias. Pero en fin; el caso es que me gustas bastante.
- ¡Ah, bueno! ¡Podías haber empezado por ahí!
- ¿Por dónde?
- Por ahí.
- ¡Ah!

jueves, 7 de agosto de 2014

¡¡Cómo!! Pero... ¿Aún no me sigues en Twitter?


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             
@PacoBanjac
   
                                                             
¿A qué esperas?


martes, 5 de agosto de 2014

Mi colaboración con la revista "El cuaderno del Yeti". (Pág. 22)


http://www.cuadernodelyeti.com/





miércoles, 26 de marzo de 2014

Gala entrega de premios "Espía del año"


A los mejores profesionales, en la categoría de disfraz y caracterización y en la categoría de lectura e interpretación de planos secretos.

Un año más, el Montepío de Espías se vistió de largo para entregar, el día 28 de noviembre en el Teatro Campos Elíseos, los premios a los mejores profesionales del espionaje nacional e internacional, en sus dos vertientes características: "disfraces y caracterización" e "interpretación de planos secretos". Siguiendo el modelo de los grandes festivales del cine como Cannes o San Sebastián, los premios del Montepío de Espías, o los "Óscar de los espías", como se les conoce en el sector, reconocieron el trabajo de los más destacados agentes del gremio.

En la foto, el espía internacional D. Rigoberto Antúnez, ínclito profesional, en el momento en que se acerca al estrado para recibir su galardón.

martes, 11 de marzo de 2014

Historia estúpida de la literatura

¡Sensacional! ¡Magnífico! ¡Apabullante! ¡Escrofuloso!
Y así podría seguir, oiga. Porque, ciertamente, el último libro de Enrique Gallud Jardiel es todo eso, y más.
¿Quieren ustedes conocer qué nos enseñan las zarzuelas?
¿Desean averiguar la verdad oculta tras la historia de Hamlet, y del fantasma de su señor padre?
¿O acaso gustarían de leer un romance lorquiano?
¿Sí?
Y entonces; ¿Por qué demonios no salen disparados, entre alaridos histéricos, en dirección a la librería que más cerca les pille?
Historia estúpida de la literatura es un volumen imprescindible.
Ya me lo están adquiriendo.

Aunque no quieran dar alaridos porque son tímidos o… porque son mudos, pongamos por caso. 

jueves, 27 de febrero de 2014

Ecos de sociedad


El prestigioso tenor alemán Frederick von Martínez ha anunciado su inminente retirada.
Von Martínez, afamado intérprete, gran conocedor del repertorio Wagneriano, así como de la jota aragonesa, alega problemas de salud:

-  Debo ponerme a dieta, a causa de mi colesterol – ha dicho – Y todo el mundo sabe que un tenor flaco no es un tenor. Es como una paella de marisco sin mejillones.
Teatros de media Europa lamentan la noticia, mientras que piaras enteras de cochinos se manifiestan con regocijo.
Su despedida está prevista en el Staatsoper Unter den Linden, en Berlín, el 23 de Abril del presente.
En la foto que acompaña a la reseña, Frederick von Martínez caracterizado para interpretar al malvado Erik el Rojo en la famosa ópera:
"¿Quién me ha robado las llaves de mi Drakkar?"